Portal de derecho puertorriqueño

¿Cuáles son los regímenes económicos matrimoniales?


 

Posibles regímenes económicos matrimoniales son:

  1. la Sociedad legal de bienes gananciales,
  2. renuncia a sociedad legal de bienes gananciales,
  3. total separación de bienes,
  4. separación de bienes con participación en las ganancias y
  5. cualquier otra combinación de regímenes.

Veamos cada uno por separado.

Sociedad legal de bienes gananciales

De no especificarse mediante capitulaciones matrimoniales otro régimen económico, regirá en el matrimonio esta sociedad. Algunas de las características de este régimen son:

Personalidad jurídica propia: para efectos de la ley, esta sociedad es una “persona” con una identidad separada en independiente de los cónyuges. Debido a esto, puede tener bienes de su propiedad y contratar, demandar y ser demandada en su propio nombre.

Propietaria de los “bienes gananciales”: La sociedad será propietaria de todos los bienes que se ganen durante el matrimonio. Por ejemplo, todo el salario que uno de los cónyuges gane durante el matrimonio, para efectos de la ley, no será un salario ganado por la Sociedad y no por el cónyuge en su carácter individual.

Patrimonio separado del de los cónyuges: El hecho de que existe esta sociedad para regir todos los asuntos económicos de los cónyuges dentro del matrimonio no significa que los bienes que los cónyuges hayan adquirido antes del matrimonio (bienes privativos) pasen a ser propiedad de la Sociedad.

Responsabilidad subsidiaria por daños y deudas del cónyuge: A pesar de ser una persona jurídica separada de los cónyuges, la sociedad sí responde por daños causados por uno de los cónyuges, o por sus deudas, de este no contar por bienes propios para responder por los mismos.

Usufructo sobre bienes privativos: A pesar de que los bienes de cada cónyuge siguen siendo suyos una vez establecido el matrimonio, la Sociedad tendrá derecho al usufructo sobre dichos bienes, es decir, al uso y disfrute de los mismos. Esto significa que, por ejemplo, en caso de que una casa perteneciente a uno de los cónyuges se arriende durante el matrimonio, el dinero generado por dicho arrendamiento será parte del disfrute (aprovechamiento de los frutos) perteneciente a la Sociedad, por lo que dicho dinero será ganancial y no privativo.

Coadministrada por ambos cónyuges: A menos que se estipule lo contrario, ambos cónyuges serán administradores de la Sociedad[1] y podrán representarla legalmente ante terceros. OJO: La adquisición, donación, venta de bienes inmuebles, así como el acto de hipotecarlos, darlos en prenda o gravarlos no son actos de administración, y requieren el consentimiento escrito de ambos cónyuges.

Responsable por sostener hijos de cualquiera de los cónyuges: es decir, será resonsable la sociedad por el mantenimiento de los hijos menores de los cónyuges (OJO: Por todos sus hijos, no solamente los hijos que sean de ambos, lo cual incluye los extramaritales).

La regla general es que la sociedad legal de gananciales nace y muere con el matrimonio[2].

Renuncia a sociedad legal de bienes gananciales

La renuncia a la Sociedad legal de bienes gananciales, sin especificar otro régimen económico, significar que las relaciones económicas entre los cónyuges no serán distintas, en términos generales, a la relación económica entre dos particulares. Por ejemplo, lo que cada cual gane como parte de su trabajo o negocio le pertenecerá a quién lo ganó, y lo que se compre con dicho dinero le pertenecerá a quién lo compró. Si se compra algo con dinero de ambos, como sucedería con cualquier persona, dicha cosa le pertenecerá a ambos (y no a una tercera persona llamada sociedad de gananciales).

Tenga en cuenta que para determinar que existe una copropiedad sobre una cosa, es decir, que dicha cosa le pertenece a más de una persona, no necesariamente el hecho de quién aportó el dinero será el determinante, sino que factores como la inversión de trabajo en el mantenimiento y mejora de dicho bien puede ser una aportación tan importante como el dinero. Ejemplo clásico de ello es la casa que se adquiere con dinero del único cónyuge que genera ingresos, pero que es cuidada y mantenida gracias al trabajo constante del otro cónyuge (Ej: ama/o de casa).

Total separación de bienes

No hay muchas expresiones del Tribunal Supremo de Puerto Rico respecto a la diferencia entre una renuncia a la sociedad legal de bienes gananciales y el régimen de total separación de bienes. Lo que podemos inferir razonablemente del título es que mientras que con al renuncia a la sociedad legal de bienes gananciales se deja la puerta abierta para que se confundan o mezclen los patrimonios de ambos cónyuges mediante una comunidad de bienes, con el régimen de total separación de bienes los patrimonios se mantienen separados impidiendo incluso que se reconozca la propiedad conjunta sobre un bien.

Separación de bienes con participación en las ganancias

Lo mismo que con el régimen anterior, pero con la variante de que cada cónyuge “participa” de lo que produzcan los bienes del otro cónyuge, o de lo que éste gane por cualquier medio. Ejemplo: el dinero obtenido por el arrendamiento de una casa será de ambos, aunque la casa sea de uno solo de los cónyuges.

Cualquier otra combinación de regímenes

Se puede formular cualquier combinación de regímenes después que no sean contrarios a la ley, la moral y el orden público.


[1] Algunos de los actos de administración que pueden realizar cualquier de los cónyuges son: arriendamiento de inmuebles por menos de 6 años, aceptar donaciones, tomar prestado (siempre que no haya hipoteca), constituir un depósito, cancelar hipotecas, realizar mejoras útiles y gastos de mantenimiento sobre bienes gananciales, abrir cuentas bancarias, demandar, y cobrar en nombre de la Sociedad.

[2] El art. 1327 del Código Civil, 31 L.P.R.A. § 3711, provee para que se pueda liquidar la sociedad antes de la disolución del matrimonio pero esta opción “una figura muy poco utilizada “, Kantara Malty v. Castro Montanez135 D.P.R. 1.

Lcdo. Eugenio Martínez Rodríguez (72 Posts)

Editor de PopJuris. Creó este portal cuando era estudiante de derecho como un intento de estimular la discusión sobre el derecho más allá de entre abogad@s y estudiantes de derecho. Obtuvo su Juris Doctor en la Universidad de Puerto Rico y fue admitido al ejercicio de la abogacía por el Tribunal Supremo de Puerto Rico. Actualmente trabaja en la firma Borrás & Martínez.También coadministra el portal DerechoPR.org, una red social profesional para abogados y estudiantes de derecho en Puerto Rico.


Leave a Reply

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.