image_pdfimage_print

Relación causal en Puerto Rico (pr)

La Real Academia Española define “causa” como “aquello que se considera como fundamento u origen de algo”. En el derecho, sin embargo, esa definición no serviría para resolver controversias por ser demasiado amplía. Por ejemplo, un fundamento u origen de una agresión puede ser el haber parido al agresor, pues si este no hubiera nacido, no hubiera agredido. Obviamente, en un tribunal no podemos acusar a la madre de todo demandado como responsable de una causa del daño. Por lo tanto, el derecho necesita la forma de estrechar el término causa, o sea, necesita su propia definición de causa: la causa legal.

A. Causa próxima, legal o adecuada

  • Rige en Puerto Rico la doctrina de la “causa adecuada”.  Esta doctrina dice que no es causa todo aquello que de no haber pasado no se hubiera producido el resultado, sino aquello que de ordinario provoca el tipo de resultado que ocurrió.
  • Ejemplo: Un cliente de un hotel se da cuenta que su cama no está lista, sale reclamarle a un empleado, y en el camino es asaltado. Claramente hay causa física: si la cama hubiera estado lista, él no hubiera salido y no hubiera sido asaltado. Pero, ¿la negligencia de no hacer la cama es una omisión que de ordinario provoca que asalten a un cliente o que éste sufra algún otro daño de este tipo? No, por lo tanto, la omisión aquí no es la causa legal, por no satisfacer los requisitos de la causa adecuada. Ver resumen de Pabón Escabi v. Axmayer 90 DPR 20 (1964).
  • La clave de la causa legal o adecuada, al igual que la negligencia es la previsibilidad. La diferencia es que mientras que para hayar negligencia hay que determinar que era previsible que la acción u omisión causara algún tipo de daño, para hallar causa legal hay que establecer que era previsible que la acción u omisión causara el tipo de daño específico que ocurrió.(Por lo tanto, en algunas situaciones, hay negligencia pero esta negligencia no es la causa legal del daño). Sin embargo, hay que tener cuidado con la frase “el tipo de daño específico”; esto no se refiere a predecir exactamente el daño, sino “el tipo” de daño. Por ejemplo: si una persona va conduciendo un auto en la autopista de Salinas a Ponce con los ojos vendados, e impacta un toro que estaba comiendo hierba, y éste sale corriendo y hace chocar a varios carros, el conductor vendado no puede decir que no era previsible que iba a chocar con un toro, y que éste iba a salir corriendo a la carretera para chocar con los carros; no era previsible el daño específico, pero si era previsible el tipo de daño ocurrido: un accidente automovilístico. Claro, a que nivel de generalidad y particualidad llevaremos la definición de “tipo de daño” en cada caso, puede ser objeto de discrepancias (la doctrina no es una formula científica, sino una guía).
  • Una versión más detallada de la explicación de causa legal la encuentra en el artículo “Causa adecuada“.

B. Causa concurrente

  • Es cuando una acción u omisión culposa o neglignete de una persona causa un daño, concurrentemente, o, de forma conjunta, con la acción u omisión culposa o negligente de otra persona.
  • En estos casos, los autores de todas las causas concurrentes responderán solidariamente. Esto quiere decir que quién sufrió el daño puede cobrar la totalidad de su compensación a una sola de las personas que causó el daño. Luego, esta persona que pagó toda la deuda, tendrá una acción de contribución o nivelación contra los demás causantes del daño, es decir, les podrá cobrar el porciento de responsabilidad que “les tocaba” a ellos pagar y que él pagó.
  • El art. 1802 del Cód. Civil (31 L.P.R.A. sec. 5141) dice que “la imprudencia concurrente del perjudicado no exime de responsabilidad, pero conlleva la reducción de la indemnización”.

C. Causa interventora

  • Es un suceso que interviene en una cadena de hechos y que es de tal naturaleza que elimina la relación causal (legal) entre un hecho previo a tal suceso y el resultado final. En otras palabras, es un tipo de defensa para el demandado: alegar que la acción u omisión propia no fue la causa del daño, sino un suceso posterior no relacionado al demandado.
  • De modo que, ante estas situaciones, tenemos dos presuntos responsables: el actor original, que se defiende alegando que medió una causa interventora que lo libera de responsabilidad al romper el nexo causal entre su acción y omisión y el daño resultado, y el actor posterior, o interventor, autor de la supuesta causa interventora.
  • La figura tiene cuatro requisitos:
  1. Ser posterior a la acción u omisión culposa o negligente del que se defiende alegando causa interventora.
  2. Su autor no es quién se defiende alegando causa interventora.
  3. Es una causa suficiente para producir independientemente el daño que se causó.
  4. Era imprevisible para quién se defiende alegando causa interventora.

Sección anterior | Índice | Próxima sección

Resumen:Estremera v. Inmobiliaria RAC, Inc. 109 DPR 852 (1980):(brief)

Ver texto completo
de este caso

Hechos

  • A un edificio le cortaron el servicio de luz que alumbraba una de sus escaleras. Un arrendatario del lugar le solicitó a los dueños la restitución del servicio, pues entendía que la escalera estaba muy oscura. No se hizo.
  • Un día, el arrendatario iba subiendo las escaleras y desde la oscuridad salió una persona que lo acuchilló, y se llevó su dinero. Los familiares del arrendatario demandan al dueño del edificio y señalan su negligencia en proveer una escalera alumbrada como causa legal de la agresión al arrendatario

Controversia

  1. ¿Constituye una causa legal que un arrendador deje una escalera del edificio donde arrienda sin alumbrar si un arrendatario es agredido y asaltado en dicha escalera oscura?

Decisión

  1. No, no constituye una causa legal que un arrendador deje una escalera del edificio donde arrienda sin alumbrar si un arrendatario es agredido y asaltado en dicha escalera oscura

Fundamentos

  • “Es condición o circunstancia de la atmósfera general en que se desarrolla la gestión vital de cada miembro de la sociedad; y es, primordialmente, problema de seguridad pública y responsabilidad del Estado, la única entidad con los recursos y la fuerza necesarios para mantener la paz y la majestad de la ley. Sin tal es el ámbito en que se vive y se contrata, y tal la indefensión del pueblo contra ese tercero violento, los contratantes no puede ser responsables de la irrupción del crimen en el campo de sus negocios, a menos que éstos sean de los que, por su naturaleza esencial vengan obligados a ofrecer un grado de protección y seguridad independiente del que puedan proveer las agencias de seguridad pública”.
  • “Falta nexo causal entre la tardanza de la arrendadora recurrente en reponer la bombilla que alumbrara la escalera y el asesinato del mensajero de la compañía ajustadora de seguros. Dicha omisión no constituye conducta afirmativa que aumente considerablemente el riesgo de daño al demandante por el acto criminal de un tercero, en cuyo caso podría imponerse responsabilidad al demandado”.
  • “El límite jurídico y práctico al interminable encadenamiento de causas por las que puede responsabilizarse al demandado lo señalan aquellas causas interventoras comprendidas en el ámbito de riesgo previsible o que al menos tienen alguna razonable conexión con el mismo”

Comentarios

  • Citan a un tal Eneccerus: “…la difícil cuestión de hasta dónde llega el nexo causal no podría resolverse nunca de una manera plenamente satisfactoria mediante reglas abstractas”.

Enlaces relacionados:

  1. Resumenes de Jurisprudencia de daños y perjuicios
  2. Daños y perjuicios en Puerto Rico (información general)
  3. Comentarios sobre el tema de daños y perjuicios.
  4. Artículos del Código Civil sobre daños y perjuicios
  5. Resumenes de Jurisprudencia de otros temas