Resumen: Roja v. Maldonado 68 D.P.R. 818 (1948) [brief]

image_pdfimage_print

Hechos

  • El niño Rafael Rojas Cosme, de cuatro años, fue hospitalizado en la clínica del demandado, el doctor Maldonado, para ser sometido a un tratamiento de sus amígdalas y adenoides por el doctor José Picó.
  • El doctor Maldonado, a la mañana siguiente de la hospitalización, de forma inesperada y sin autorización y con la expresa desaprobación de los padres, sometió al niño a una operación. El niño murió alegadamente “como resultado de dicha operación”.
  • Los demandantes, padres del niño, sometieron dos causas de acciones: una por haber efectuado el médico una intervención en el cuerpo del menor sin autorización, y otra por alegadamente haber actuado éste de forma negligente, descuidada y sin pericia.
  • El TPI declaró con lugar la primera causa de acción, pero adujo que no habían suficientes pruebas para la segunda, el alegato de negligencia. El demandado apeló la decisión por considerar un error no establecer que hubo negligencia, y aún así conceder indemnización por una acción que no se pudo probar que fue la causa de los daños.

Controversia

  1. ¿Se puede demandar por daños y perjuicios a un médico que ha operado un paciente sin autorización y con la oposición expresa si este muere, aún cuando no se ha podido probar la negligencia de éste como causa de la muerte?

Decisión

  1. Sí, se puede demanda por daños y perjuicios por realizarse una operación sin consentimiento aún cuando no se pruebe que hubo negligencia.

Fundamentos

  • “La prueba creída por la corte sentenciadora demuestra la existencia de esa relación en el presente caso, pues no cabe dudar que el niño no hubiese perdido su vida el día 28 de febrero de 1944 a no ser por la ilícita intervención del demandado”.
    • ¿Cómo va a decir esto si la misma opinión establece que el TPI dijo en su opinión que no había suficientes pruebas para probar que el demandado actuó negligentemente?
  • “…la obligación de reparar el daño causado a otra persona puede provenir de la mera ejecución de un acto positivo o ilícito, sin que sea necesario alegar y probar que el causante del año actuó sin la debida prudencia o sea negligencia”
    • Para decir eso cita erróneamente Comentarios al Código Civil Español, en una parte que habla sobre la diferencia entre los daños causados intencionalmente, o sea delitos, y los causados sin intención dañina que producen responsabilidad civil extracontractual. En ningún momento lo citado se refirió a algo parecido a indemnizar sin alegar ni probar que hubo debida prudencia o negligencia. Lo único que decía lo cita es que, aún sin intención nociva (muy diferente a decir “aún con debida prudencia o negligencia”) se debe indemnizar un daño, que es la definición misma de la responsabilidad civil extracontractual.

    Enlaces relacionados:

  • Resumenes de Jurisprudencia de daños y perjuicios
  • Daños y perjuicios en Puerto Rico (información general)
  • Comentarios sobre el tema de daños y perjuicios.
  • Artículos del Código Civil sobre daños y perjuicios
  • Resumenes de Jurisprudencia de otros temas

Leave a Reply

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.