Resumen: Bonet v. Municipio de Barceloneta 87 D.P.R. 81 (1963) [brief]

Hechos

  • La Asamblea Municipal de Barcelonesa autoriza al alcalde de dicho municipio a contratar a un pirotécnico de fuegos artificiales para la celebración de sus fiestas patronales. El alcalde contrató al señor Guillermo Rivera por $863, quién ya había prestado esos servicios anteriormente y quien se comprometía a conseguir el equipo y el personal necesario para el trabajo, que iba a estar bajo su control absoluto.
  • El último día de las festividades, una rueda utilizada para lanzar fuegos artificiales se salió de su sitio y quemo a una joven de diecinueve años. Sus padres demandan al pirotécnico y al Municipio de Barcelonesa pero absolvió al municipio bajo la doctrina del contratista independiente. Se apela. Alegan que el Municipio debe responder porque la actividad contratada era una inherentemente peligrosa, cuya responsabilidad, por tanto, no le era delegable al municipio.

Controversia

  1. ¿Es, la quema de fuegos artificiales, una actividad inherentemente peligrosa y por lo tanto no delegable bajo la figura del contratista independiente?

Decisión

  1. No, la quema de fuegos artificiales no es una actividad inherentemente peligrosa y por lo tanto no delegable bajo la figura del contratista independiente.

Fundamentos

  • En Mariana v. Christi, 73 DPR 782, 803 (1952) se dijo que “un patrono es responsable por los actos torticeros de un contratista independiente si los daños causados constituyen un resultado directo y necesario del trabajo estipulado, o sea, si el trabajo a ser realizado no puede ser hecho sin peligros o daños a terceras personas y si ese trabajo, por su propia naturaleza y existencia, necesariamente tiene que causar o producir peligros o daños. En ese caso los daños se producen, o debido a la manera en que se hace el trabajo, sino al hecho en si de que se hace el trabajo”
  • “…se requiere que el patrono anticipe la actuación negligente del contratista con respecto a todos los riesgos que son inherentes en la ejecución normal y usual del trabajo dentro de las circunstancias específicas que concurran más o no la actuación negligente o descuidada en los detalles de la ejecución que usualmente se espera se realicen con la debida circunspección”.

Comentarios

  • La norma restrictiva que establece este caso con respecto a la responsabilidad del que contrata (promotor o principal), se abandona a favor de una doctrina que enfatiza la previsibilidad de los daños por parte del que contrata. Barrientos v. Gob de la Capital.

Enlaces relacionados:

Categorías: Derecho Civil extracontractual,Resumenes (briefs)
Actualizado July 28, 2009 | Log in

Por favor, lea las advertencias de PopJuris
antes de utilizar este texto.

Un comentario

Escribir un comentario - TrackBack- RSS Comments

  1. Pingback from Demandas a contratantes (principales) por daños ocasionados por contratistas | Borrás & Martínez, LLC:

    […] En Bonet v. Municipio de Barceloneta, 87 D.P.R. 81 (1963) , el Tribunal Supremo aduce que se le puede imponer responsabilidad civil al principal si la obra que realiza el contratista es una que representa un “riesgo peculiar”, y el contratante no toma unas “precauciones especiales” para evitar los daños. Es una norma bastante restrictiva. Citando un caso posterior, Mariani v. Christy, 73 D.P.R. 782, 803 (1952), el tribunal presenta la siguiente explicación que resume la doctrina: “…los daños se producen, no debido a la manera en que se hace el trabajo, sino al hecho en sí de que se hace el trabajo”. […]

    February 22, 2012 @ 7:27 pm

Escribir un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>