Resumen:Ortiz Candelario v. Comisión Industrial 90 DPR 387 (1964):(brief)

image_pdfimage_print

Hechos

  • Un obrero de la Central Aguirre fue enviado por primera vez a cortar caña. Al terminar el día, tenía una lesión en la mano. Al pasar el tiempo, la lesión seguía empeorando. Al ir al hospital, le informen que es cáncer de piel y le amputan el brazo. Demanda. Alega que el cáncer se debió a una lesión en el trabajo. El médico que se lleva la Comisión Industrial, sin embargo, dice que la causa del cáncer (en general) es desconocida, pero que no se produce por un incidente aislado, aunque sí podría ser por irritaciones crónicas.
  • La Comisión Industrial decide no compensar por falta de relación causal entre el daño y el incidente, basado en la declaración del médico “hasta ahora científicamente no se ha aceptado que un trauma único produzca cáncer”.

Controversia

  1. ¿Debe compensarse a un obrero, bajo la Ley de Compensaciones por Accidentes en el Trabajo, si este presenta unas complicaciones que científicamente no pueden establecerse que son consecuencias de su accidente, pero que tampoco se puede negar categóricamente que no lo sean?

Decisión

  1. Sí, debe compensarse a un obrero, bajo la Ley de Compensaciones por Accidentes en el Trabajo, si este presenta unas complicaciones que científicamente no pueden establecerse que son consecuencias de su accidente, pero que tampoco se puede negar categóricamente que no lo sean.

Fundamentos

  • Dice el tribunal que “el concepto más evolucionado hoy imperante del accidente del trabajo” cobija las lesiones o efectos no esperados de las tareas ordinarias laborales.
  • “A pesar de la opinión médica y su negativa a encontrar causalidad entre el trauma y el cáncer, excepto quizás en el caso de irritaciones crónicas causadas por un agente, los tribunales han otorgado y siguen otorgando resarcimiento,– tanto en el área general de los daños y perjuicios como en la más particular de la compensación por accidentes del trabajo, –en casos de traumas seguidos de enfermedad, incapacidad o muerte de cáncer cuando han creído encontrar en el orden sucesivo de los hechos y circunstancias llamados a ser justipreciados, una relación causal entre el trauma, y la enfermedad, incapacidad o muerte de cáncer, con algún sentido lógico y racional de probabilidad”.
  • Según la opinión, los tribunales, tomando en cuenta que “el cáncer una enfermedad de causa desconocida”, han establecido que no puede se le puede exigir a un reclamante que prueba “categóricamente una relación causal entre el trauma y […] el tumor.”.
  • “Pero siguiendo la norma lógica y realista de ‘la sucesión de eventos’, tan aplicada en estas situaciones, la prueba en conjunto conduce al hecho y permite una conclusión racional de que existió la probabilidad de que el trauma agravara esa condición de neoplasia, aumentara su crecimiento y acelerara el proceso de metástasis que precipitó la incapacidad por el movimiento de células malignas a la axila que obligó a amputar. La propia prueba médica en el récord nos permite concluir que hay algo más que una mera probabilidad”.
  • “…no puede concluirse, a tono con el espíritu reparador en que hay que resolver este tipo de casos, que del récord surge bajo toda apreciación posible de los hechos una absoluta y clara inexistencia de causalidad entre el trauma de este obrero y el agravamiento o aceleración de la ulceración cancerosa o el desarrollo de una metástasis de ordinario rara en este tipo de tumor.”.
  • “…el mandato legislativo del propio Art. 2, adicionado a la Ley en 1957 nos obliga, como igualmente obliga a los organismos administrativos Fondo del Seguro del Estado y Comisión Industrial, a usar en favor del obrero el beneficio de cualquier duda razonable en cuanto a la existencia de relación causal entre el trabajo del obrero y su incapacidad. Ya tuvimos también ocasión de exponer el alcance de esa norma legislativa en los de Feliciano y Vda. de Meléndez, antes citados. Esta norma, que en gran parte codifica la expresión judicial general, es sabia.”.
  • “Los fines y propósitos de esta legislación social protectora del obrero con frecuencia quedarían frustrados si un trabajador, con las limitaciones inherentes a su condición de litigante sin disponer fácilmente en la mayoría de las situaciones de los medios técnicos para ello, se viera obligado a probar con exactitud científica la causa médica de una incapacidad o de la muerte, en un área de actividad en que la propia ciencia médica muchas veces no podría fijarla tampoco con precisión”.
  • “…criterios discrepantes o teorías que aceptadas o repudiadas hoy pueden no serlo así mañana. La norma legislativa quiere decir que si en la aplicación de la Ley los hechos, circunstancias y todos los elementos de juicio, entre ellos ‘la sucesión de eventos’ y el sentido común, el récord no demuestra de manera convincente y sin lugar a dudas que no existe una relación de causalidad entre el trabajo del obrero y su incapacidad o muerte, se produce un estado de duda razonable que requiere compensar.”.

Enlaces relacionados:

  1. Resumenes de Jurisprudencia de daños y perjuicios
  2. Daños y perjuicios en Puerto Rico (información general)
  3. Comentarios sobre el tema de daños y perjuicios.
  4. Artículos del Código Civil sobre daños y perjuicios
  5. Resumenes de Jurisprudencia de otros temas

Leave a Reply

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.