Daños y perjuicios en Puerto Rico (pr)

image_pdfimage_print

El derecho civil extracontractual, a grandes rasgos, es lo que se conoce comúnmente como “daños y perjuicios”, o sea, es el área del derecho que se encarga a indemnizar o reparar los daños que una persona le puede causar a otra. Se le conoce como extracontractual, porque es una obligación civil que se contrae sin convenio, o sea, va más allá de los contratos.

Diferencias con el derecho penal

  • En lo extracontractual no se busca, a diferencia de en lo penal, castigar a una persona, sino reparar el daño causado.
  • A diferencia del derecho penal, los litigantes son dos personas o bandos de personas particulares (demandante o demandantes contra demandado o demandados) y no el estado contra una persona. Esto es así debido a que el derecho penal atiende ofensas tan graves que se considera que es la sociedad en su conjunto, a través del estado, quién debe litigar contra el acusado, mientras que en la responsabilidad civil extracontractual le compete solamente a la victima del daño decidir si reclamar, y qué reclamar.
  • En el derecho penal hay acusados que se pueden encontrar culpables, mientras que en lo civil extracontractual hay demandados que se pueden encontrar responsables.
  • En el derecho penal la acusación se tiene que probar bajo el estándar de “más allá de cualquier duda razonable”, mientras que en lo extracontractual es el estándar es más laxo: solo se requiere preponderancia de la prueba (más pruebas que el contrario, aunque hayan dudas).

Elementos de la responsabilidad civil extracontractual

Art. 1802 Obligación cuando se causa daño por culpa o negligencia. (31 L.P.R.A. sec. 5141)El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado. La imprudencia concurrente del perjudicado no exime de responsabilidad, pero conlleva la reducción de la indemnización. (Enmendado en el 1956, ley 28)

La regla general es que para reclamar indemnización por unos daños sufridos, se tenga que probar tres elementos:

  • Culpa o negligencia de parte del demandado.
  • Daños sufridos por el demandante
  • Nexo causal entre el acto culposo o negligente y los daños sufridos.

Estos elementos a primera vista parecen muy sencillos y hasta obvios, y posiblemente lo sean en muchos casos. No obstante, definir qué acto es o no es culposo o negligente, cómo valorizar económicamente un daño, y decidir que acto y omisión es o no es causa de un resultado, puede complicarse a unos niveles inimaginables.

(Por ello, en esta parte general se discutirán los elementos de una manera muy resumida, pero cada uno tendrá su propio artículo completo para más detalles).

Existen excepciones a esta regla general que establece el artículo 1802 del Código Civil. Por ejemplo, el artículo 1805 establece que en caso de daños ocasionados por un animal, el dueño será responsable sin que se tenga que probar culpa o negligencia. También, en caso de accidentes laborales, la Ley de Compensaciones por Accidente Laborales establece una indemnización que no toma en consideración ninguno de estos tres elementos, simplemente paga al que recibe el daño.

Culpa y negligencia

La culpa es un concepto amplio que abarca las actuaciones u omisiones intencionales, negligentes, imprudentes y hasta delictivas. El acto hecho con culpa civil se le llama “culposo” (no “culpable”, como en el derecho penal).

La negligencia, por su parte, es un concepto más restringido, es el acto u omisión no intencionado que no satisface los estándares de cuidado que se esperarían de una persona prudente y razonable.

Daños

Hay dos tipos de daños: los pecuniarios o económicos, y los morales.

De entre los económicos están los daños emergentes, que son los daños directos e inmediatamente causados por el comportamiento, y el lucro cesante, que son los ingresos dejados de generar por causa de la acción y omisión culposo o negligente.

De entre los morales están las angustias físicas, mentales, perdida de la compañía, perdida del afecto, etc. Cintrón Adorno v. Gómez, 147 DPR 676 (1999).

Los daños económicos son relativamente fácil de calcular. No tenemos tal facilidad con los daños morales. Por ejemplo, ¿cómo valorizar económicamente el sufrimiento, la perdida de una madre, el dolor físico, etc? Tal tarea es asignarle un valor económico a algo que, de ordinario, es invaluable. Sin embargo, la alternativa, no compensar nada, es aún peor que tener la osadía de asignar valores a lo “incalculable”.

Nexo causal.

El nexo causal no es otra cosa que el enlace entre una acción y omisión y los daños que se quieren indemnizar. Sin embargo, no basta con establecer que un comportamiento es causa de un resultado para imponerle a su autor la responsabilidad, porque en sentido estricto, una infinidad de cosas son causas de muchos eventos (Por ejemplo: podría decirse que si la madre del responsable de un accidente no hubiera concebido a tal individuo, el accidente nunca hubiera pasado). Por ello, la “causa legal” no es lo mismo que la “causa física”.

En Puerto Rico, en materia de causa civil, rige la doctrina de la “causa adecuada”. Esta doctrina dice que no es causa todo aquello que de no haber pasado no se hubiera producido el resultado, sino aquello que de ordinario provoca el tipo de resultado que ocurrió.

Índice | Próxima sección

One thought on “Daños y perjuicios en Puerto Rico (pr)

  1. Mi pregunta es Que mi madre Isabel vega tenia una demanda civil del caso de la nina barbarrlta la nina Que fue matada en el escambron.este caso llevaba anos.en cual mi madre.fallecio y sus hijos Que son su herederros continuaron con el caso.encual para el 6 mayo 2011 se cerro el caso por una cantidad.el lic.guzman del govierno la jueza le indico. Que en un periodo.de 90 dias se le iva a dal el cheque.alabogado.para Que se los repartieran a sus hijos.hoy ya estamos en 26 de julio 2011.y el abogado sanabria.lo unico Que nos dice Que estamos esperando.Que nos pagen nos fondos del govierno.esto es todo.num.tel.787603-3296 muchisimas gracia Pedro cora.

Leave a Reply

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.