Resumen:Cruz Costales v. ELA 89 DPR 105 (1963):(brief)

image_pdfimage_print

Hechos

  • El demandante, Cruz. era un estudiante de 15 años que se encontraba en un salón de clases. Su maestro, sin razón ni excusa aparente, abandonó el salón y dejó a los estudiantes solos. Entonces, una persona aparentemente desequilibrada mentalmente entró al salón con un machete diciendo que se atrevía a darle un machetazo a Cruz. Y así lo hizo.
  • Luego del incidente, llega el maestro y, junto con unos estudiantes, expulsan al hombre del machete del salón.
  • El menor demandó al Estado Libre Asociado, y el Tribunal Superior concedió $2,500 en compensación. Se apela y se alega que la ausencia del profesor en el salón no constituye una negligencia, y que solo cuando se pudo razonablemente prever el acto que ocasionó el daño es que se puede decir que tal acto es la causa legal de dicho daño. Se aduce, además, que la agresión fue una causa interventora remota e improbable, y que por lo tanto no se podía prever. Además, dice que las escuelas no son aseguradoras de sus estudiantes.

Controversia

  1. ¿Es, una agresión sucedida en un salón de clase con estudiantes sin supervisión, una conducta difícil de prever y por lo tanto exenta de ser clasificada como causa legal para adjudicar responsabilidad?

Decisión

  1. Sí, una agresión sucedida en un salón de clase con estudiantes sin supervisión, una conducta difícil de prever y por lo tanto exenta de ser clasificada como causa legal para adjudicar responsabilidad.

Fundamentos

  • “En el caso de autos…hay que conceder que la causa interventora fue imprevisible y extraordinaria. Esa circunstancia dentro de otro cuadro de hechos seguramente hubiese relevado de culpa al demandado pero creemos que la causa legal del daño fue la ausencia, que nunca fue explicada, del maestro del salón de clases porque si el maestro hubiese estado presente es muy probable que hubiese podido evitar el acto torticero ya que, en primer lugar, la presencia de un maestro varón en el salón de clases posiblemente hubiese intimidado al intruso y éste no hubiese cortado al menor; además, como el intruso estuvo por unos minutos amenazando a los estudiantes durante ese tiempo el maestro, con su madurez superior a la de los niños, probablemente hubiese bregado con la situación en tal forma que se hubiese evitado la lesión”.
  • “….la ausencia del maestro fue al causa legal del daño porque la acción del…intruso no fue súbita e imposible de prever…sino que hubo algún tiempo disponible en que el maestro pudo haber evitado la lesión si hubiese estado presente…”

Comentarios

  • Este caso no cuadra con formula que dice que la negligencia se adjudica cuando se puede prever algún tipo de daño, mientras que la causa legal se adjudica cuando tal negligencia, previsiblemente, puede causar el daño específico que sucedió. Bajo ese enfoque, se decidiría que el maestro incurrió en negligencia, pero que tal negligencia no su la causa legal pues no es previsible que una ausencia momentánea del maestro resulté en un estudiante herido a machetazos.

* Por lo tanto, este caso sirve de apoyo para la tesis de que la causa legal que encuentran los tribunales no pueden ser definidas por formulas, sino por el criterio de quien merece ser digno de protección en un conflicto.

Enlaces relacionados:

  1. Resumenes de Jurisprudencia de daños y perjuicios
  2. Daños y perjuicios en Puerto Rico (información general)
  3. Comentarios sobre el tema de daños y perjuicios.
  4. Artículos del Código Civil sobre daños y perjuicios
  5. Resumenes de Jurisprudencia de otros temas

Leave a Reply