Portal de derecho puertorriqueño

Interferencia torticera con relaciones contractuales de tercero

Cuando dos o varias personas se obligan a cumplir con determinadas condiciones mediante un contrato y surge un incumplimiento, la acción más común es el reclamo de compensación de los daños sufridos a la parte que incumplió con su obligación[1]. No obstante, no solo la persona o empresa que es parte del contrato incumplido podría responder civilmente en un tribunal por dicho incumplimiento. Una persona o empresa que no figura como parte en el contrato incumplido, pero que intervino para que una de las partes incumpliera con su obligación también podría ser responsable por lo anterior.

Esta situación es lo que se conoce como la “interferencia torticera con relaciones contractuales de terceros” o “Interferencia culposa de contrato”. Esta figura jurídica aplica cuando una persona o entidad interviene en una relación contractual para que una de las partes en dicho contrato incumpla con sus obligaciones.

Según el Tribunal Supremo de Puerto Rico[2], los requisitos para que opere la figura de la interferencia torticera con relaciones contractuales de tercero son los siguientes:

1) Que exista un contrato

2) que haya mediado culpa

3) que se ocasiones un daño

4) que el daño sea consecuencia de la actuación culposa del tercero y;

5) nexo causal entre el acto

En resumen, si usted sufrió un daño como consecuencia de un incumplimiento contractual y piensa que un tercero intervino para que dicho incumplimiento se concretara, no solo la parte que le incumplió su contrato podría tener que responderle civilmente por los daños causados, también el tercero interventor podría responder civilmente si se prueba la existencia de los anteriores requisitos de la interferencia culposa de contrato.



[1] Esto a tenor con el art. 1054 del Código Civil de Puerto Rico, 31 L.P.R.A. sec. 3018., el cual dice que “quienes en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas”

[2] Gen. Office Prods. v. A. M. Capen’s Sons, 115 DPR 553 (1984); Dolphin Int’l of P.R. v. Ryder Truck Lines, 127 D.P.R. 869, 879 (1991)

Lcdo. Eugenio Martínez Rodríguez (12 Posts)


Related Posts

Lo básico sobre las sociedades civiles (partnership)

Tweet  Introducción La sociedad civil es la forma más de común de hacer negocios cuando hay dos o más personas involucradas en una misma empresa económica. De hecho, puede que un negocio esté operando mediante un contrato de sociedad civil sin que los dueños del mismo lo sepan, y sin saber las regulaciones propias de […]

Read More
186 Suscriptores por email

Suscríbete a PopJuris vía email

Advertencia: Los contenidos publicados en esta página no constituyen una consejería o asesoramiento legal. Tampoco son una oferta de representación legal, ni se pretende crear una relación abogado/a-cliente entre PopJuris y sus autores y los usuarios visitantes. Nada de lo contenido en esta página debe ser utilizado en sustitución de asesoría legal de un abogado o abogada autorizada a ejercer la profesión en Puerto Rico.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.