Portal de derecho puertorriqueño

¿Está la “Asamblea de Pueblo” en la Constitución de Puerto Rico?

En los últimos días se ha estado repitiendo mucho que existe una especie de “figura constitucional”, nunca antes utilizada y medio oculta en la ley suprema que permite que el pueblo convoque una “Asamblea de Pueblo” para pedir la reparación de agravios.

Así lo dice un artículo publicado el 4 de junio por Juan Eliza Colón, presidente de la Unión General de Trabajadores:

La contestación a una pregunta

Una pregunta surgida tras el anuncio de la Coalición Puerto Rico por Puerto Rico de convocar a una Asamblea de Pueblo para el próximo viernes es: ¿por qué una Asamblea de Pueblo y no un paro nacional? La contestación está en la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos y en el Artículo II, Sección 4, de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

La Asamblea de Pueblo es una figura constitucional que se reconoce como un derecho de expresión y reunión que tienen los ciudadanos de Puerto Rico y Estados Unidos para exigir al Gobierno la reparación de agravios. En el caso presente, la reparación de agravios por la política actual de ajuste fiscal y económico a ultranza.

Siendo tan diversas las medidas gubernamentales de ajuste fiscal y económico que afectan a tan amplios sectores de la sociedad, la alternativa de expresión más abarcadoramente democrática y participativa es, sin duda, la Asamblea de Pueblo; una expresión amparada constitucionalmente.

Poco importa si la “Asamblea de Pueblo” está o no está en la constitución; la manifestación realizada está protegida por los derechos a la libertad de palabra, de reunión y de petición reconocida en la misma sección dónde supuestamente se encuentra “la Asamblea de Pueblo”. De existir o no existir tal figura, nada cambiaría, ni para bien ni para mal. Pero me temo que no existe; todo se trata del clásico derecho a la reunión, y el derecho a pedir reparación de agravios.

Lo que dice la constitución del E.L.A.

Veamos el párrafo dónde alegadamente se encuentra el mecanismo:

Sección 4. Libertad de palabra y de prensa; reunión pacifica; petición para reparar agravios.

No se aprobará ley alguna que restrinja la libertad de palabra o de prensa o el derecho del pueblo a reunirse en asamblea pacífica y a pedir al gobierno la reparación de agravios.

Ya por la estructura del título podemos ver que la “reunión pacifica” y la “petición para reparar agravios” son dos derechos autónomos, los separa un punto y una coma. El punto y coma se utiliza, según el libro Ortografía de la Lengua Española, “para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones complejas que incluyen comas”. En este caso, no hay comas, pero la función utilizada es la misma: “separar los elementos”.

En el párrafo de la sección como tal, una lectura más cuidadosa notaría que se está reconociendo “el derecho del pueblo” tanto “a reunirse en asamblea pacífica” como “a pedir al gobierno la reparación de agravios”. La clave está en la letra “a” que está antes de “reunirse en asamblea pacífica”. De referirse la sección, como alegan muchos, de un derecho de reunirse en asamblea para solicitar la reparación de agravios, y no un derecho de reunirse y otro derecho de solicitar reparación de agravios, el texto diría “el derecho del pueblo a reunirse en asamblea y pedir al gobierno la reparación de agravios”. Pero lo que establece el texto son derechos “a reunirse” y “a pedir”: dos elementos apartes.

Curiosamente, en la “Declaración del pueblo de Puerto Rico sobre sus luchas ante la crisis económica“, según publicada en el diario Primera Hora, se omite la problemática letra “a”, reproduciendo la oración que mencionamos a manera de hipotesis:  “El derecho del pueblo a reunirse en asamblea pacífica y pedirle al gobierno la reparación de agravios”. Puede verificar el texto de la constitución en el portal de la Rama Judicial para verificar la existencia de la omitida letra “a”.

Lo que dice la constitución del EE.UU.

El por qué se escribió la sección de la forma en que se escribió, probablemente se deba a que la primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que “the right of the people peaceably to assemble, and to petition the Government for a redress of grievances”, originalmente fue pensada de tal forma en que el derecho a la reunión era uno accesorio para el derecho a pedir reparación de agravios. La Wikipedia tiene una breve sintesis de este origen:

The right of assembly was originally closely tied to the right to petition. One significant case involving the two rights was United States v. Cruikshank, 92 U.S. 542 (1875). There, the Supreme Court held that citizens may “assemble for the purpose of petitioning Congress for a redress of grievances.” Essentially, it was held that the right to assemble was secondary, while the right to petition was primary. Later cases, however, have expanded the meaning of the right to assembly. Hague v. CIO, 307 U.S. 496 (1939), for instance, refers to the right to assemble for the “communication of views on national questions” and for “disseminating information.”

Ya para el 1952, debió haber estado más que claro el hecho de que el derecho de reunión  no se limitaba al propósito de la petición de reparación de agravios, sino que eran dos derechos autónomos. Si no, estaríamos diciendo que no hay un derecho constitucional para reunirse si no es para pedir reparación de agravios. Quizás el hecho de que se mencione la palabra “asamblea” también haga pensar que se trata de un cuerpo deliberativo específico, pero ésto probablemente (habría que verificar) se deba a una tradución del inglés “right to assembly”, que no es otra cosa que el derecho a reunirse.

Pero de nuevo, nada de esto quita o concede validez a la manifestación denominada “Asamblea de Pueblo”. El mismo derecho de reunión, expresión y petición, ni más ni menos, tendrían sin la aparición de esta supuesta figura constitucional. Lo que aquí lee es sólo un ejercicio de interpretación: un ejemplo de por qué hay que atender cuidadosamente cada palabra y letra de un texto para no crear noveles interpretaciones basadas en un error de lectura.

Lcdo. Eugenio Martínez Rodríguez (72 Posts)

Editor de PopJuris. Creó este portal cuando era estudiante de derecho como un intento de estimular la discusión sobre el derecho más allá de entre abogad@s y estudiantes de derecho. Obtuvo su Juris Doctor en la Universidad de Puerto Rico y fue admitido al ejercicio de la abogacía por el Tribunal Supremo de Puerto Rico. Actualmente trabaja en la firma Borrás & Martínez.También coadministra el portal DerechoPR.org, una red social profesional para abogados y estudiantes de derecho en Puerto Rico.


Lcdo. Eugenio Martínez Rodríguez

Editor de PopJuris. Creó este portal cuando era estudiante de derecho como un intento de estimular la discusión sobre el derecho más allá de entre abogad@s y estudiantes de derecho. Obtuvo su Juris Doctor en la Universidad de Puerto Rico y fue admitido al ejercicio de la abogacía por el Tribunal Supremo de Puerto Rico. Actualmente trabaja en la firma Borrás & Martínez.También coadministra el portal DerechoPR.org, una red social profesional para abogados y estudiantes de derecho en Puerto Rico.

Related Posts

El mundial de baloncesto y la legitimación activa para demandar (standing)

Tweet El que es fanático o fanática del baloncesto y sigue los partidos del equipo nacional de Puerto Rico sabe que lo que sucedió hoy 29 de agosto de 2010 en Turquía, en el juego de Puerto Rico contra Grecia fue un robo. Sencillamente los arbitros no le cantaban ninguna falta al equipo griego mientras […]

Read More

La dignidad humana como instrumento para limitar derechos

Tweet En una entrada anterior reseñamos la entrevista que se le hiciera al profesor de Derecho José Julián Álvarez-González en La Voz del Centro en la que, a modo de paréntesis, se señaló que  a la clásula de la dignidad humana contenida en la constitución de Puerto Rico no se le da dotado jurisprudencialmente de […]

Read More
186 Suscriptores por email

Suscríbete a PopJuris vía email

Advertencia: Los contenidos publicados en esta página no constituyen una consejería o asesoramiento legal. Tampoco son una oferta de representación legal, ni se pretende crear una relación abogado/a-cliente entre PopJuris y sus autores y los usuarios visitantes. Nada de lo contenido en esta página debe ser utilizado en sustitución de asesoría legal de un abogado o abogada autorizada a ejercer la profesión en Puerto Rico.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.