Portal de derecho puertorriqueño

Argumentos a favor de la limitación al derecho a la fianza

Nota de PopJuris: Con permiso del autor, republicamos aquí el siguiente artículo con argumentos a favor del sí en la próxima consulta sobre la limitación al derecho de la fianza. Tenga en cuenta que este artículo refleja la opinión del autor sobre el tema, y no la de PopJuris. Puede acceder a la publicación original aquí.

¿Confundido sobre la Fianza?… Argumentos racionales de un Sí

Por: Eliomer Laureano Ortiz
Abogado

Irónicamente, la fianza como un “derecho absoluto” ha limitado dramáticamente su efectivo ejercicio. Ante la inflexibilidad que supone un “derecho absoluto”, en la práctica, los jueces han tenido que recurrir a fianzas exorbitantes para lograr mantener a algunos acusados recluidos. Por otro lado, durante el año fiscal 2010, fueron concedidas la mayoría de las más de 3,700 solicitudes para reducir las fianzas millonarias. Como resultado, por un lado, se viola la Constitución de Puerto Rico de no imponer fianzas excesivas y, por otro, salen libres personas que representan preocupantes riesgos.

Lamentablemente, el derecho absoluto a la fianza no ha significado nada para los pobres. Según datos de Departamento de Corrección, el 76% de la población encarcelada es indigente y no recibe ningún tipo de ingreso. Aunque un pobre no puede pagar, una persona ligada al narcotráfico sí puede pagar la mediana de la fianza impuesta a los encarcelados, la cual fue $15,000 en el 2008. Si, actualmente, el pobre termina encarcelado y el narcotraficante logra salir bajo fianza, ¿qué relación tiene la fianza con la criminalidad, cuando, según estudios, el móvil del 60% de los asesinatos y el 80% de los delitos en la Isla están relacionados a la droga?

Algunos han argumentado que el gobierno no ha mostrado estadísticas que demuestren cuántas personas libres bajo fianza han intimidado a testigos o destruido evidencia. ¿Cómo nos vamos a enterar si precisamente ¡intimidaron y destruyeron la evidencia!? Aún así, hay estadísticas que muestran que, cada año, más de 250 personas violan sus condiciones de fianza.

Limitar la fianza no eliminará crímenes ya cometidos, pero sí podría evitar que se cometan nuevos delitos, se destruya evidencia o se intimiden potenciales testigos. No obstante, las verdaderas soluciones al problema de la criminalidad radican en una profunda reforma a nuestro sistema educativo, a las operaciones y procesos de nuestro sistema de justicia criminal (para disminuir la impunidad) y a la dinámica familiar de nuestros hogares. Las primeras descansan en acciones a largo plazo por parte del gobierno, la última descansa en nosotros.

El derecho absoluto a la fianza no ha funcionado porque ningún derecho puede ser absoluto. Disfrute su derecho a la libertad y encienda la radio a todo volumen a la 1:00 am; lleve a su hijo de 12 años ejercer su derecho al voto en las elecciones; o manifieste su derecho a la libre expresión en el aeropuerto y grite “hay una bomba”. Lógicamente, ningún derecho constitucional se puede ejercer sin límites. La determinación de otorgar una fianza debe descansar, entre otros criterios, en evidencia sobre el historial del acusado y la gravedad del delito imputado. No hace sentido que se le otorgue fianza de manera absoluta a “Raymundo y todo el mundo” sin tomar en consideración las circunstancias que rodean los hechos en cada caso.

Contrario a lo sugerido por algunos, la presunción de inocencia no se afectará al limitar el derecho a la fianza. Todo acusado se presumirá inocente y NO tendrá que probar su inocencia en juicio. El Estado tendrá la responsabilidad de probar (más allá de duda razonable) su culpabilidad.

Una constitución no debe consignar generalidades donde prevalece la especificidad. Las situaciones específicas que impliquen un interés apremiante del Estado donde deban cederse los derechos fundamentales se deben atender caso a caso y a través del ejercicio de la discreción judicial.

Si usted vota “Sí” a la enmienda constitucional sobre la fianza, usted no perderá ningún derecho como equivocadamente se repite. Simplemente, le otorgará a los jueces la discreción de conceder una fianza o no. Si confiamos en la discreción de un juez durante todo un juicio, ¿por qué ahora no?

PopJuris (37 Posts)


Related Posts

Las últimas leyes del 2016 en Puerto Rico

PopJuris

January 6, 2017

Noticias, Uncategorized

TweetAlgunas de las últimas leyes que nos trajo el 2016, y el fin del cuatrenio, son las siguientes: Ley de Reforma del Derecho Administrativo, Ley Núm. 210 de 2016 Ley de Propiedad Vacacional de Puerto Rico, Ley 204 de 2016 Ley para la Transparencia en el Recibo de Compra, Ley Núm. 209 de 2016 Ley […]

Read More

Ley de Empleo Temporal en el Servicio Público, Ley Núm. 89 de 2016

Tweet(P. de la C. 2929) LEY NUM. 89 25 DE JULIO DE 2016 Para crear la “Ley de Empleo Temporal en el Servicio Público”; ordenar a la Oficina de Capacitación y Asesoramiento en Asuntos Laborales y de Administración de Recursos Humanos (OCALARH) a adoptar reglamentación de conformidad; derogar la Ley Núm. 110 de 26 de […]

Read More
185 Suscriptores por email

Suscríbete a PopJuris vía email

Advertencia: Los contenidos publicados en esta página no constituyen una consejería o asesoramiento legal. Tampoco son una oferta de representación legal, ni se pretende crear una relación abogado/a-cliente entre PopJuris y sus autores y los usuarios visitantes. Nada de lo contenido en esta página debe ser utilizado en sustitución de asesoría legal de un abogado o abogada autorizada a ejercer la profesión en Puerto Rico.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.