Cosas que Pueblo v. Flores NO DICE (caso de adulteras y violencia doméstica)

Como posiblemente sepan, la semana pasada el Tribunal Supremo no revocó (por estar igualmente divididos) una decisión del Tribunal de Apelaciones que le niega la protección de la Ley 54 de Violencia Doméstica a las víctimas de agresión en una relación adulterina (ver resumen aquí). En lo personal no estoy de acuerdo con la opinión, como tampoco estuve de acuerdo en Pueblo v. Ruiz Martínez (ver argumentos de Ruíz Martínez acá), donde se le negó la misma protección a parejas del mismo sexo. No obstante, la cobertura mediática que se le ha dado al caso y las opiniones que han circulado en diversas redes sociales me parecen que parten de premisas que están totalmente ausentes en la decisión de Flores.

A continuación dos puntos que se han repetido mucho que NO dice Pueblo v. Flores:

  • No dice que las agresiones contra adulteras quedan impunes: se ha estado comentando que esta decisión   permite que se agreda a personas adulteras ya que, como la Ley 54 no aplica, no habrá ninguna consecuencia legal para con el agresor. Esto es falso. Aunque la Ley 54 es el remedio idóneo para trabajar este tipo de agresiones aún existen los artículos 121, 122, y 123 del Código Penal que tipifican la agresión, agresión grave y agresión grave atenuada. La propia opinión de conformidad del juez Erick Kolthoff   (a favor de la decisión del Apelativo)  también menciona la Ley contra el acecho en Puerto Rico como otro estatuto que podría utilizarse en defensa de este tipo de víctimas.
  • No dice que no habrá protección de la Ley 54 contra personas adulteras: Esto quizás suene confuso, pero, efectivamente, en ningún momento se planteó que si una persona es adultera no tendrá protección de Ley 54, o sea, no se está exigiendo la cualidad de fiel a una persona para que sea cobijada por tal ley.  Decir lo contrario, como comentan algunos, implicaría que la ley no protegerá a una víctima que ha sido agredida por su cónyuge si la víctima le fue infiel a éste, lo cual es falso. Lo que sí dice la opinión es que no habrá protección si el agresor tiene una relación adulterina con la víctima. En otras palabras, si el agresor de la víctima adultera es su cónyuge, ésta sí tendrá protección de la Ley 54 aún cuando sea infiel. No es lo mismo decir “Supremo no protegería a personas adulteras” que decir “Supremo deniega protección a personas en relaciones adulterinas”.

De encontrarse algún otro mito sobre Pueblo v. Flores se añadirá más adelante.


¿Te gustaría tener cámaras de seguridad en tu casa o negocio pero piensas que son costosas, feas, difíciles de instalar y dificiles de usar? Pues esto te va a interesar. Presione aquí para más información.  

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.