El mundial de baloncesto y la legitimación activa para demandar (standing)

El que es fanático o fanática del baloncesto y sigue los partidos del equipo nacional de Puerto Rico sabe que lo que sucedió hoy 29 de agosto de 2010 en Turquía, en el juego de Puerto Rico contra Grecia fue un robo. Sencillamente los arbitros no le cantaban ninguna falta al equipo griego mientras que a los boricuas le pitaban hasta por soplar duro. Y ustedes pensarán que me he equivocado de blog, y acabo de publicar una entrada deportiva en un blog de Derecho, pero no. Sucede que hoy no he podido hacer nada productivo, y me la he pasado leyendo sobre el dichoso juego, viendo estadísticas y repeticiones, molesto todo el día. Realmetne molesto. Esto llevó a alguien a preguntarme si, ya que me había dolida tanto tal descaro, no podía entablar una demanda en contra de los arbitros de aquel infame juego. Aquello fue una gran idea, y aunque lamentablemente la respuesta es que no, no puedo demandar por los tremendos daños emocionales que estoy sufriendo por el robo de los arbitros, al menos esto sí me da paso a discutir un aspecto particular de la doctrina de legitimación activa (standing) que está explicada en la Enciclopedia PopJuris, sección de Daños y Perjucios.

El caso específico que  podría utilizarse para resolver la controversia de si podríamos demandar a los malvados albitros por la tristeza que sentimos al ver a nuestro équipo perder por un mal albrijate lo es Fundación Arqueológica v. Departamento de la Vivienda 109 DPR 387 (1980) (ver resumen aquí).

Como dice el resumen de PopJuris del caso, lo que sucedió en tal controversia fue que:

La Fundación Arqueológica y siete ciudadanos instaron un pleito de clase a nombre de todos los puertorriqueños, en el que reclamaron un billón de dólares al ELA por conceptos de daños y perjurios estéticos por la demolición de un edificio en la calle San Sebastián de San Juan (zona histórica). La parte demandada, solicitó la desestimación del pleito, la cual fue denegada.

Tal pleito dio paso al Tribunal Supremo de Puerto Rico para establecer que no procedía una demanda por daños y perjuicios a menos que existiera un “daño concreto, ya sea real o inminente”. Claro esta, esto más bien responde a juicios valorativos del Tribunal que dificilmente pueden llegar a ser cuantificable, o al menos explicado detalladamente con palabras, ya que a pesar que el concepto de “daño concreto” parecería excluir los daños emocionales, la realidad es que se a dictiminado que un daño emocional podría llegar a ser lo que el Tribunal califica como “daño concreto”.

Vuelvo y digo, el fundamento parece escapar a nuestra capacidad de expresar las ideas con palabras, pero aún así parece ser claro. No es lo mismo, por ejemplo, el daño recibido por una persona al enterarse que su hermano a sido asesinado a cuchillazos, lo cual le ha producido un gran sufrimiento, al daño recibido por, digamos, un canadiense totalmente desvínculado de Afganistán que pretende demandar por el sufrimiento que le produce ver por televisión las acciones del ejercito israelí, aún cuando realmente sufra por lo visto.

En conclusión, me parece que si finalmente optara por demandar a estos arbitros mundialistas por el daño que he recibido por su pésimo arbitraje ante el juego de Puerto Rico y Grecia, por analogía, podriamos decir sin lugar a dudas que la jurisprudencia de la doctrina de legitimación activa (standing) no estaría de mi parte. Claro está, a menos que los miembros del Tribunal Supremo de Puerto Rico sean, en su mayoría, verdaderos fanáticos de nuestra selección nacional de baloncesto, en cuyo caso sí se poduciría un resultado judicial justo.


¿Te gustaría tener cámaras de seguridad en tu casa o negocio pero piensas que son costosas, feas, difíciles de instalar y dificiles de usar? Pues esto te va a interesar. Presione aquí para más información.  

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.