Portal de derecho puertorriqueño

La dignidad humana como instrumento para limitar derechos

fertilizacion-in-vitro

En una entrada anterior reseñamos la entrevista que se le hiciera al profesor de Derecho José Julián Álvarez-González en La Voz del Centro en la que, a modo de paréntesis, se señaló que  a la clásula de la dignidad humana contenida en la constitución de Puerto Rico no se le da dotado jurisprudencialmente de una identidad propia dentro de la Carta de Derechos, haciéndola pasar como un mero apéndice del derecho a la intimidad. El punto de la entrada era reseñar el comentario de que podría utilizarse tal principio constitucional para el desarrollo (“descubrimiento”, diría la tradición) de nuevos derechos constitucionales a modo de deducción. Sin embargo, muy acertadamente el usuario Z. Teruoc nos señaló que la cláusula, por “su imprecisión inherente”, también podría utilizarse para limitar derechos, e ir en contra del marco de libertad personal hasta ahora reconocido como deducciones de otros derechos constitucionales.

Pues hoy aparece una noticia en el periódico que, si bien no es una interpretación judicial de la dignidad humana, parte del mismo método: se toma la dignidad humana como base para limitar la libertad de acción de las personas, en esta ocasión en cuanto a métodos de reproducción asistida. Veamos:

Se criminaliza alquiler de vientre

miércoles, 25 de agosto de 2010
Rosita Marrero / Primera Hora

Les caen chinches.

Un proyecto del Senado que propone prohibir la reproducción asistida, la utilización de vientres subrogados, el uso de gametos de personas fallecidas o de donantes anónimos, ha provocado un reperpero en sectores de la comunidad médica en Puerto Rico, que describen el proyecto como una intromisión a la intimidad y la autonomía personal de los individuos y la familia.

La senadora penepé Lucy Arce es la autora del P. del S. 1568 (por petición) que propone la inclusión de varios artículos al Código Penal para prohibir “la utilización de las técnicas de reproducción asistida para procrear embriones humanos que no tendrán un padre y una madre biológicos de identidad conocida al momento del nacimiento”.

En cierto sentido, tal razonamiento opera un poco diferente a lo usual, pues el ejercicio de reconocimiento de derechos suele ser un juego de suma cero; al reconocer la existencia de un derecho a una entidad, se reconoce la ausencia de un derecho de otras entidades de ir por encima del tal derecho. Por ejemplo, cuando hace apenas unas decadas se reconoció el derecho de las mujeres a aprobar o desaprobar la venta de bienes inmuebles pertenecientes a la sociedad de bienes gananciales compuesta por  élla y su marido, por lógica se reconoce la ausencia de un derecho del marido de vender tal propiedad sin el consentimiento de su esposa. Es decir, por un lado se limita y por el otro se posibilita. Pero bajo el tipo de interpretación de la dignidad humana como el que aparenta reseñar el artículo simplemente se limita por ambos lados, incluso se limita el marco de acción de la persona portadora del “derecho”.

Como mencionó el usuario Z. Teruoc en la entrada anterior, interpretaciones similares se han utilizado para, por ejemplo, prohibir actividades recreativas renumeradas y voluntarias con enanos, bajo el pretexto de proteger la dignidad humana de personas con enanismo, pero, de nuevo, esto limita la libertad de acción aún de la persona portadora del “derecho”, es un pseudo reconocimiento de derechos tipo limitación-limitación (-1, -1). Tal interpretación parte de una base altamente paternalista, en el que no se reconoce la agencia del títular del derecho y más bien se le trata como hijo confundido e incapaz de tomar decisiones que sean para su bien, al que hay que encaminarlo desde la autoridad a la dirección “correcta”.

En mi opinión, como antes dije, no creo que existe un riesgo considerable de que tales ejercicios de pseudo reconocimientos de derechos logren tener acogida judicialmente, al menos a nivel del Tribunal Supremo de Estados Unidos. Ya anteriormente se han descartado argumentaciones jurídicas similares con respecto a la pornografía. La tendencia, a menos en Estados Unidos, parece ir en dirección contraria, siguiendo una dirección relativamente liberal (liberalismo clásico, me refiero), aún cuando frecuentemente, sobre todo en los últimos tiempos, se detiene y da pasos en retroceso. Pero como dijo el juez asociado Rafael L. Martínez Torres en una incomprensiblemente controversial frase, la marea judicial viene y va.

Lcdo. Eugenio Martínez Rodríguez (72 Posts)

Editor de PopJuris. Creó este portal cuando era estudiante de derecho como un intento de estimular la discusión sobre el derecho más allá de entre abogad@s y estudiantes de derecho. Obtuvo su Juris Doctor en la Universidad de Puerto Rico y fue admitido al ejercicio de la abogacía por el Tribunal Supremo de Puerto Rico. Actualmente trabaja en la firma Borrás & Martínez.También coadministra el portal DerechoPR.org, una red social profesional para abogados y estudiantes de derecho en Puerto Rico.


Lcdo. Eugenio Martínez Rodríguez

Editor de PopJuris. Creó este portal cuando era estudiante de derecho como un intento de estimular la discusión sobre el derecho más allá de entre abogad@s y estudiantes de derecho. Obtuvo su Juris Doctor en la Universidad de Puerto Rico y fue admitido al ejercicio de la abogacía por el Tribunal Supremo de Puerto Rico. Actualmente trabaja en la firma Borrás & Martínez.También coadministra el portal DerechoPR.org, una red social profesional para abogados y estudiantes de derecho en Puerto Rico.

Related Posts

El mundial de baloncesto y la legitimación activa para demandar (standing)

Tweet El que es fanático o fanática del baloncesto y sigue los partidos del equipo nacional de Puerto Rico sabe que lo que sucedió hoy 29 de agosto de 2010 en Turquía, en el juego de Puerto Rico contra Grecia fue un robo. Sencillamente los arbitros no le cantaban ninguna falta al equipo griego mientras […]

Read More

Probibido vagar en espacios públicos…eeeh, ¿vagar?

TweetEs evidente el uso intensivo de los espacios públicos de los deambulantes es una situación que afecta la calidad y la posibilidad de uso de estos mismos espacios por parte de otros ciudadanos, pero en respuesta a ello algunos municipios, como Caguas, Carolina y Rincón han aprobado unos Códigos de Orden Público con unas prohibiciones […]

Read More
186 Suscriptores por email

Suscríbete a PopJuris vía email

Advertencia: Los contenidos publicados en esta página no constituyen una consejería o asesoramiento legal. Tampoco son una oferta de representación legal, ni se pretende crear una relación abogado/a-cliente entre PopJuris y sus autores y los usuarios visitantes. Nada de lo contenido en esta página debe ser utilizado en sustitución de asesoría legal de un abogado o abogada autorizada a ejercer la profesión en Puerto Rico.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.